Bazofi Abril 2017 # 1: ¡Off Shore!, por Juan Pablo Susel

 Hace varios años que el Bazofi se estableció, de alguna manera, como el Contra-Bafici. Este Contra-Festival organizado desde la Enerc por Fernando Martín Peña es una respuesta juguetona y lúdica al snobismo que prima desde hace ya un tiempo en el Festival de Cine Independiente de Buenos Aires. Si en el Bafici lo que celebran es el “amor hacia el cine” como vacía declaración, en el Bazofi ese mismo amor se convierte en una práctica, concreta y desacartonada. Si en el Bafici la «mirada estética» opaca cualquier coyuntura que intente pensar las tensiones que siempre  existen entre el arte y la ideología, en el Bazofi son esas tensiones las que se manifiestan desde un hacerse cargo, tanto político como ideológico.

Este esteticismo negacionista del conflicto (y de otras cosas también) que se observa notoriamente en quienes dirigen y programan el Bafici y que merecería a su vez replantear el lugar que la propia critica ocupa en este momento (por acción o por omisión) este año se encuentra potenciado por el escándalo relacionado con el intento del gobierno neoliberal de Mauricio Macri de desfinanciar a la INCAA, de ensuciar el prestigio de la Enerc (rueda que llevó a la renuncia a Pablo Rovito, de gestión elogiada unánimemente por toda la comunidad del cine,) y a su vez por el silencio atroz con el que la crítica hegemónica acompaña el accionar de quienes canalizan las demandas de los grupos concentrados de la economía.

 El Bazofi se realiza en la calumniada Enerc, como se viene realizando desde hace ya algunas temporadas, al igual que el ciclo de Filmoteca en vivo que lleva todos los fines de semana, y de manera gratuita, lo mejor del cine universal, siempre en fílmico. En esta oportunidad, hacemos un repaso caprichosamente subjetivo de algunas películas que se proyectarán los primeros días del evento (que se extiende desde el 19 hasta el 30 de abril) y que todos deberíamos todos ver alguna vez en nuestras vidas.

Jueves 20, 23 horas: Aelita, La Reina de Marte (Aelita, URSS, 1924), de Yakov Protazanov, c/ Yuliya Solntseva, Igor Ilyinsky, Nikolai Tsereteli, Nikolai Batalov, Vera Orlova, Valentina Kuindzhi, Pavel Pol, Konstantin Eggert. 100’.

En copia nueva y con la música de Fernando Kabusaki y the Mysterians, la proyección se convierte en una experiencia sensorial notable. Siempre es interesante poder ver clásicos del cine soviético de este período por su deslumbrante ingenio formal. En este caso la película de Protazanov es uno de los primeros grandes relatos vinculados con la ciencia ficción (¿Se adelantó a Metrópolis?).

Viernes 21, 21 horas: Fui testigo de un crimen (Eyewitness, Gran Bretaña, 1970) de John Hough, c/ Mark Lester, Lionel Jeffries, Susan George, Jeremy Kemp, Peter Vaughan, Tony Bonner, Betty Mardsen. 90’.

Exponente del mejor cine policial británico que se encuentra hoy prácticamente olvidado. Como solía tenernos acostumbrados Hitchcock, culpables e inocentes para seguir los mismos pasos: un inocente es perseguido luego de ser testigo de un crimen y debe luchar para salvar su vida su vida a como de lugar.

Sábado 22, 23 horas:  200 Moteles (200 Motels, EUA, 1971),de Frank Zappa y Tony Palmer, c/Frank Zappa, Mothers of Invention, Theodore Bikel, Ringo Starr, Keith Moon, 99′.

Grandísimo documental de rock que muestra una gira del notable músico Frank Zappa y su banda haciendo gala del grado de alienación que producen las giras en los músicos. Todo esto filmado por el mismísimo Zappa con una pericia lúdica y extrañada.

Domingo 23, 19,30 horas: Navajo Joe (Italia/España, 1966) de Sergio Corbucci, c/Burt Reynolds, Aldo Sambrelli, NicolettaMachiavelli, Fernando Rey, TanyaLopert, Franca Polesello. 93’.

Impresionante spaghuetti western dirigido por el genial y olvidado Sergio Corbucci (una referencia ineludible a la hora de pensar en el cine de Tarantino), en el que la violencia llega al estado de gracia desde la mirada de un director tocado con la varita mágica y a un elenco comandado por el propio Reynolds en su mejor momento. La banda de sonido de Ennio Morricone  fue tomada por Tarantino muchos años después para su icónica Kill Bill.

Toda la programación se encuentra en http://www.enerc.gov.ar/link_elcinedelaescuela.html

Y como dice el lema bazofiano, «Llevan calidad llevan cantidad».

Comparta sus opiniones