El siglo pasado comprendió hechos que pueden ser pensados como momentos bisagra: en el plano internacional: las guerras mundiales, las bombas sobre Hiroshima y Nagasaki, la Revolución Soviética, la guerra de Vietnam, la Guerra Fría, la caída del Muro de Berlín y la puesta en trance del sistema capitalista, con su habitual manera de reorganizarse y naturalizarse. En el terreno local: la promoción del Estado Nación, la argentina agroexportadora, los golpes de estado, el peronismo, los sesenta y la caída, el terrorismo de Estado, el neoliberalismo, los movimientos sociales y el nuevo rol del Estado.
Los hechos, pensados como relevantes a partir de una mirada de la Historia natural, se decantaban, o eran una consecuencia, o se encontraban en germen en un pasado que los contenía. El sostenimiento de tal paradigma a través de aparatos de propaganda, manipulación mediática, modos de la imagen cinematográfica, televisiva e informática,  fuéron y son una de las principales estrategias en función de sostener el discurso dominante.
Pero la Argentina merece ser pensada desde otras perspectivas. En tal sentido, la coyuntura actual se presenta como una gran oportunidad: las ideologías, los puntos de vista, posicionamientos y reposicionamientos; en definitiva: lo que siempre constituyó en gran medida a cada sujeto individual hoy queda expuesto; se develan en la epidermis social los verdaderos modos de pensamiento. El presente momento es importante en tanto alberga algo que reemplaza a la respuesta que ofrecía la historia natural: el estado de pregunta abierto al colectivo general.
En el mismo sentido,  el cine no fue un mero “testigo” de la Historia, sino un actor social más atravesado por las variables discursivas de cada época y por la ideología de quien en cada momento tomó en sus manos el aparato de base: la cámara. Un cineasta selecciona tomas, escenas, secuencias, angulaciones de cámara, formas actorales, etc.; pero sobre todo, consciente o no, tiene en su poder la herramienta formal para promover una identificación con lo representado.
Para empezar a comprender esta problemática, es fundamental pensar el cine en general para luego ingresar en nuestro análisis al recorte de cada autor.
Evidencia del recorte e identificación no se llevan bien; en tanto el sujeto-espectador toma conciencia de dicha identificación como mecanismo, el mismo se presenta evidente; pero a quien los promueve no le interesa tal recorte al descubierto.
La imagen cinematográfica da cuenta de cada una de las mencionadas circunstancias. ¿Qué rol le cabe entonces a quien construye sentido a través de la imagen? ¿Qué modelo/s de país/es se promueven desde la cámara? ¿Al servicio de quien/es se encuentran los modos de la imagen cinematográfica argentina?

Contenidos:
Pensar la historia
La mirada nacionalista de corte fascista en los años cuarenta. Las campañas del desierto y la mirada sobre los indios, concebida desde la “conquista del desierto”. “Pampa bárbara” y “La guerra gaucha” de Lucas Demare como paradigmas del tratamiento de la época de las temáticas del indio y del gaucho. Modos de la cámara.El cine argentino y los próceres. Una mirada institucional: “Su mejor alumno” de Lucas Demare. “El Santo de la espada” de Leopoldo Torre Nilson.  El prócer como centro de la escena. El revisionismo histórico contemporáneo: un cambio de paradigma en “Revolución, el cruce de los Andes” de Leandro Ipiña y “Belgrano” de Sebastian Pivotto.

 El cine como acto de resistencia
La mirada del documentalismo revisionista en los sesenta y setenta. La Escuela documental de Santa Fe (1958-1976): “Tire die” de Fernando Birri. El Cine de la Base: “Los traidores” de Raymundo Gleyzer y “Operación masacre” de Jorge Cedrón. Grupo Cine Liberación: “La Hora de los Hornos” y “Los hijos de Fierro” de Fernando Solanas y Octavio Gettino.
La influencia de la Nouvelle Vague francesa en José Martinez Suarez (“Dar la cara”), Rodolfo Kuhn (“Los jóvenes viejos”) y David José Kohon (“Breve cielo” y “Tres veces Ana”). Los procesos sociales en las relaciones interpersonales.
Representación del pueblo en el cine argentino. Cine y peronismo. Mediometrajes y cortometrajes de propaganda estatal. El rol de Raúl Alejandro Apold desde la Subsecretaría de Informaciones y Prensa. El rol del Estado en el cine de género: los casos de “Apenas un delincuente” de Hugo Fregonese y “La delatora” de Kurt Land. El didactismo en “Mercado de Abasto” de Lucas Demare. Las políticas carcelarias en “Deshonra” de Daniel Tinayre. La explotación en “Las aguas bajan turbias” de Hugo del Carril. El pueblo como tragedia en la obra de Leonardo Favio: pulsión de muerte y épica.

Cine, televisión y clase media 
El “actor popular”: imaginarios de clase en personajes de Luis Sandrini, Palito Ortega, Tato Bores y otros en cine y televisión.
Distribución de roles en la telenovela argentina. El tratamiento de la lucha armada en “Rolando Rivas, taxista”. La incorporación de tópicos en el género a través de los años. La “renovación” en las ficciones televisivas de los noventa.Vasos comunicantes entre cine y televisión. ¿Retroalimentación o contaminación?

La bibliografía, filmografía y/o videografía se indicará en cada clase.
Objetivos Generales:
Lejos de plantear el espacio en función de brindar información para que el asistente al curso incorpore conocimientos, la dinámica se encuentra estructurada para generar un marco de pensamiento acerca de cuáles son los modos de representación dominantes en cine y en qué zonas de la imagen cinematográfica se encuentran las alternativas a dichas formas.

Objetivos Específicos:
Que el asistente al curso, a partir de la incorporación de herramientas de análisis, se encuentre en condiciones de posicionarse ante el cine argentino que se centra temáticamente en cuestiones de Estado y/o sociales, como un espectador alerta ante formas cognitivas de transmisión de ideología a través del cine.

Aula: Aulas Bajo Plaza CSM

Carga horaria: 12 horas. 6 clases de 2 horas semanales

Modalidad de Dictado: Presencial

Fechas y Horarios: Del 11.04.2015 al 16.05.2015

Días de Cursada: Sábado 14 a 16 hs. CSM. (sábados 11,18 y 25/04; 02,09 y 16/05).

Arancel: $450 (pago único)

Profesor rensponsable: Luis Franc