Brian De Palma y John Carpenter han sido los guerrilleros del New Hollywood (puede que William Friedkin sea su terrorista): dionisíaco uno (y allí está su Dyonisos 69 para probar la pertinencia de la clasificación) y apolíneo el otro (si su economía narrativa bastara para rotularlo así). Hitchcockiano el primero y hawksiano el segundo, godardianos los dos, De Palma hizo cine tematicamente político toda vez que pudo (de Greetings a Redacted) y Carpenter no se ahorró festividades barrocas (de Someone’s watching me a Rescate en el barrio chino).

vlcsnap-2016-09-11-18h35m28s1

El documental dedicado al director de La furia (a De Palma no le gusta mucho esta película maravillosa con Kirk Douglas) que filmaron Noah Baumbach y Jake Paltrow no es particularmente estimulante per se. Casi todo lo que el director dice en él ya lo sabíamos, y la película no agrega demasiado ni cuestiona absolutamente nada, quizá debido a la admiración de los realizadores. Eso redunda en unas convenciones respetuosas que se agradecen: el único que habla es De Palma, y la cámara nunca se mueve. Cuando habla suele mirar hacia arriba, pero mira a la cámara cuando relata algún triunfo. Relato es una palabra que le queda grande a su performance de lo que menos aún conviene llamar triunfo. Son, en realidad, pequeñas revanchas que irrumpen repentinamente cuando creemos terminada una anécdota, contraataques como el final de Carrie. Esas modalidades de su discurso son lo más revelador de la película.

vlcsnap-2016-09-11-18h37m24s199

Las imágenes de su filmografía incluidas en el documental ilustran el monólogo. En algunas ocasiones favorecen la explicación de procedimientos (lo mejor, el fragmento de uno de sus cortos que anticipa la secuencia del museo en Vestida para matar), pero el documental no alcanza, porque ni siquiera se lo propone, el estatuto del ensayo. El último tramo de su carrera, desde que dejó de filmar en EE.UU. hace más de quince años, es cubierto demasiado rápido. El descuido de dos obras maestras como Femme Fatale y Redacted, de ambición estética y política descomunales, es imperdonable. Dice que cuando vio Carlito’s Way pensó que nunca filmaría algo mejor. No sé si el fabuloso final alternativo de Ojos de serpiente ha sido incluido en los extras de algún DVD.

De Palma (EE.UU., 2015), de Jake Paltrow y Noah Baumbach, ‘110.