En mí o Los principales, secundarios e intrascendentes, por Evangelina Ramos

En Abasto Social Club, la multifacética Sol Pavéz, directora, dramaturga, actriz e investigadora teatral de nuestra escena, presenta En mí, obra que forma parte de una trilogía, compuesta por La ilusión y Munus, estrenadas en 2014 y 2016 respectivamente. “Existe una intertextualidad entre las tres obras”,  en palabras de la directora, dado que busca indagar en la reinterpretación de los mismos elementos en distintos tiempos, espacios y poéticas.

En mí, nos invita a encontrarnos con una mujer que acumula aquello que los demás desechan. Esos objetos, diversos entre sí, forman su mundo, su morada, su historia. Su ser está hecho de retazos de lo ajeno. Esto parece molestar, puesto que nos recuerda una y otra vez que no quiere ser desalojada. ¿Quién desea correrla? ¿Quién es capaz de decirle que es demasiado lo que tiene? El espectador encontrará fácilmente las respuestas poniendo en contexto todo lo enunciado a través de los diversos lenguajes empleados en la obra.

La interacción con los elementos de su vida es de vital importancia para el desarrollo de la historia. Es un acierto la elección de los mismos con el claro objetivo de reclamarnos, de llamar nuestra atención: todos ellos contribuyen a descubrir cuál es su angustia, el porqué de su enajenación, conocer su identidad. En este sentido, es notable la actuación de Natalia Casielles, actriz dúctil que construye de modo elocuente a esa mujer olvidada, que cuestiona su existencia con recursos grotescos, dejando asomar en su personaje lo animalesco y lo tierno simultáneamente.

En un mundo donde todo es desechable, donde la cosificación de la vida se expresa en el descarte hasta de los cuerpos, En mí se revela potente por recordarnos la importancia de aquello que resulta esencial, que no es mensurable, vendible ni comprable. Aquello que está en uno y que nadie nos puede expropiar. Es por ello que el tiempo aparece como una de sus mayores preocupaciones, porque es su transcurrir lo que nos aleja más de la posibilidad de recordar, de no ser olvidados. Pavéz logra hacernos cómplices y testigos de la falta de visibilización de aquellos que ni gritando encuentran un lugar en esta sociedad, donde parece que nos han convencido de que hay ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda, los hay principales, pero también secundarios e intrascendentes.

Ciertas notas de humor funcionan como herramienta para mostrar el absurdo cotidiano que naturalizamos. Con la utilización de un muñeco manipulado por la actriz, imágenes que nos proyecta, que son registro de instantes que los seres no queremos olvidar, pone de manifiesto aquello que no vemos, como las cúpulas de los edificios, que nadie llega a ver.

Finalmente, En mí logra emocionarnos cuando nos recuerda la importancia de lo lúdico, que nos permite imaginar otros mundos, otras vidas posibles, otro andar necesario. Ese andar que nos habla de un registro del Otro, de tender una mano, de abandonar el cinismo y la hipocresía.

 

En mí (Argentina, 2018). Dramaturgia: Sol Pavéz. Iluminación: Lucas Balestrino. Vestuario: Malda Ivoux. Música original: Alejandro Kauderer, Sol Pavéz. Escenografía: Lucas Balestrino. Realización de objetos: Giselle Vitullo. Fotografía: Lucas Balestrino. Intérpretes: Natalia Carmen Casielles. Dirección: Sol Pavéz. Sala: Abasto social club. Funciones: Sábados 23 hs.

 

Comparta sus opiniones