Quién te cantará: Todo está guardado en la memoria, por Constanza Grela

Un mar intenso; un clima ensombrecido; una mujer moribunda; otra que lucha por devolverle la vida; una música tétrica: son los elementos que conforman las primeras imágenes de Quien te cantará. Estas piezas estarán presentes y diseminadas a lo largo de todo el metraje, y actuarán como metáfora de un relato aparentemente lineal.  

La historia está compuesta en su totalidad por personajes femeninos, cuatro mujeres rotas,  aisladas, sufrientes. Lila Cassen (Najwa Nimri), es una afamada cantante pop que en los años 90 tuvo su gran apogeo pero que, desde hace diez años, cuando su madre murió, está recluida en su mansión costera en Andalucía, retirada de los escenarios y de toda vida pública. Al comienzo del film sabemos que sufre un raro accidente en la playa que la deja amnésica sin recordar quién es o quién fue. Su manager y amiga, Blanca (Carme Elías), es quien cuida de ella, pero también es quien hace años vela por sus finanzas. En tanto, se ve en la obligación de informarle -aun en su estado crítico- que se encuentra prácticamente en bancarrota. Para apalear el desastre económico en el que Lila está sumergida, Blanca planeó la ejecución de una serie de shows que significarían el regreso triunfal de la artista a los escenarios. Sin embargo, se enfrentan a la realidad de que Lila no se reconoce en aquella cantante que algún día fue, no recuerda sus canciones, ni sus movimientos, ni sentimientos. Lila se observa abismada en fotografías y videos que encuentra en YouTube, distanciada de aquella mujer que otros admiran. En este contexto aparece Violeta (Eva Llorach), con quien se completa el triangulo cromático protagonista. Violeta, el color y la mujer más intensa de este conjunto, es una madre soltera que lucha por sacar adelante la tortuosa relación que mantiene con su hija Marta (Natalia de Molina). Pero también es la fanática número uno de Lila Cassen y su mejor imitadora. Por las noches, Violeta se da el gusto de convertirse en su ídola en un karaoke. Allí es descubierta por Blanca, quien le propone que enseñe a Lila a ser Lila Cassen.

Quien te cantará es la tercera película del director madrileño Carlos Vermut, detrás de la Magical girl (2014) y Diamond flash (2011). En esta oportunidad, Vermut presenta al espectador un cuento opaco y críptico. El film puede leerse como un melodrama de mujeres, pero también aparece como drama psicológico que por momentos roza el musical. Esa textura miscelánea se hace extensiva en las referencias que el director evoca en su película. Quien te cantará, se alimenta de emblemáticas masterpieces y notables directores.

El interrogante que guía el relato es ¿Quién soy yo? Esta pregunta es proferida por Lila, quien se encuentra perdida al no poder reconocerse, al no saber quién es, cuáles son sus deseos y ambiciones. Entonces, la memoria aparece como propiedad fundante del ser humano. Se pone de manifiesto la necesidad del autoconocimiento como condición necesaria para la supervivencia. Uno debe primero saber quién es, para luego darse al mundo. La película examina en detalle las relaciones personales, problematizando el tema del deseo individual frente a un contexto que oprime.

En torno a los personajes de Lila y Violeta -ambos extraordinariamente compuestos-, Vermut  despliega el tema del original y la copia, poniendo en relieve la identidad como tópico central de la pieza. Para ello, construye protagonistas vibrantes, mujeres viscerales, dobles, donde cada una se presenta como el reflejo de la otra. Enérgicas y serenas, valientes y cobardes, se ven envueltas en una profunda obsesión, donde ambas forjan una ambigua relación en la que se borra todo límite. Estas atormentadas mujeres habitan ambientes fríos, donde abundan los colores pálidos y tonalidades sin brillo. Con escenas largas y parlamentos que parecen monólogos, queda al descubierto la sensibilidad de cada personaje, logrando una honda construcción psicológica.   

La duplicidad que propone la narración se extiende en las decisiones estéticas del film. Formalmente hay un meditado trabajo compositivo en la construcción de los planos: puertas, paredes, cuadros y vidrios, sirven para re-encuadrar o esconder a los personajes. Es frecuente ver a Lila reflejada en superficies como espejos, fotos, pantallas y ventanas, donde por momentos resulta difícil diferenciar la presencia del personaje de su reflejo. Asimismo, los cuadros están casi permanentemente en perfecta simetría y equilibro. La magnífica fotografía del film se apodera de la mirada con planos realmente hipnóticos.   

Vermut elige como elemento central para su relato a mujeres, más precisamente, a mujeres atormentadas, que son madres o hijas, sumergiéndose en las profundidades de esta compleja relación. Con esta premisa, resulta imposible eludir la correspondencia de la película con la filmografía de Pedro Almodóvar, quien es un claro referente a la hora de retratar a la mujer y sus relaciones, desde sus más enrevesadas aristas. Sin embargo, la cita principal en Quien te cantará es la realizada en el primer segmento del film, a Persona (1966) de Ingmar Bergman, la cual es homenajeada replicando con detalle la relación enferma/enfermera, aquí, protagonizada por Lila y Blanca. Vermut emula por momentos las largas conversaciones entre Elisabet Vogler y Alma, explora el vínculo de dependencia y admiración, entre la cantante y su manager, donde cada una se nutre y necesita a la otra. Sin olvidar, además, que en ambos films se elige idéntica locación: un caserón recostado sobre la playa. Quien te cantará, tampoco escapa a la influencia del cine Hitchcock: Lila y Violeta son personajes que se encuentran envueltos en un espiral obsesivo, donde sus personalidades se van (con)fundiendo al mejor estilo Vértigo (1958). Este gesto cinéfilo esta combinado con la permanente relación intertextual con la cultura pop, con referencias que van desde Shakira hasta Lady Gaga, pasando por la tradición del karaoke.Quien te cantará, es una historia de mujeres, pasión, identidad, memoria, madres e hijas. Una cuento en clave poética que empuja a la reflexión. Acumula varias capas de sentido, propone una historia incomoda que se sustenta en una sólida narrativa, en una acertada construcción de personajes y climas, y en una excepcional belleza visual. 

Calificación: 7/10

Quién te cantará (España, 2018). Guion y dirección: Carlos Vermut. Fotografía: Eduard Grau. Montaje: Marta Velasco. Elenco: Najwa Nimri, Eva Llorach, Carme Elias, Natalia de Molina, Julián Villagrán, Ignacio Mateos. Duración: 125 minutos. Disponible en Netflix.

Comparta sus opiniones