Una vez escuché decir que todo escritor escribe desde su mundo. A pesar de que una tendencia del teatro del siglo XXI es la ausencia de texto dramático -es decir, la creación a partir de la improvisación-, aún persiste el teatro de texto, llevado a escena por el mismo dramaturgo y director, práctica que tiene entre sus nombres más importantes a Javier Daulte. Bien conocida es su trayectoria no solo como dramaturgo y director sino como guionista de televisión, y si nos detenemos en su biografía, antes de dedicarse de lleno a escribir y llevar a escena sus propias obras, pasó por las aulas de la carrera de Psicología. El dramaturgo escribe así desde su mundo y al mismo tiempo crea mundos; en Siniestra, la última obra de Daulte, la materia narrativa aborda conceptos del psicoanálisis tales como lo siniestro y la tensión entre el duelo y la melancolía. La puesta en escena, o mejor dicho el dispositivo escénico, es la estructura de un cubo, “no espacio” o “punto 0 del tiempo”, que activa una ficción en la que se quiebran las coordenadas espacio-temporales, la categoría de personaje clásico y, al mismo tiempo, se pone en evidencia el carácter artificial de toda representación teatral.

La estructura de la obra se divide en dos, o bien son dos obras separadas por un video que se proyecta en el centro del cubo. En la primera parte, o en la primera obra “Cronoterapia”, una pareja, Marcela y Fabián, se encuentra con sus dobles: son ellos mismos, pero hace unos años atrás, cuando recién se casaron, antes de tener al hijo pequeño hoy internado en coma. Volver al pasado para modificar el presente, anticipar el futuro para evitar la tragedia no solo implica la ruptura del tiempo lineal. Puesto que la narración nos guarda una sorpresa inesperada sobre la identidad de los personajes: un personaje es padre e hijo. El espectador no cuenta con que esos tiempos paralelos coinciden en un punto del tiempo, y es en ese momento cuando asoma “la verdad” del personaje. Instante en el que descubre quien o quienes son de una vez y para siempre.

Siniestra es un juego de espejos que nos engaña a nivel narrativo, nos conduce por un laberinto de indicios para reconstruir la historia de los personajes; pero algo inesperado ocurre, una encrucijada nos lleva a otro pasadizo diferente del esperado. Más allá de la tensión narrativa, el espectador es sometido a variados estímulos: la música electrónica acelera el ritmo en los momentos más dramáticos, el video que se proyecta en el centro del cubo presenta una sucesión rápida de imágenes en las que aparecen fundidos encadenados de los personajes con sus dobles, se actualiza la imagen del hijo junto con otras imágenes que juegan con la superposición de capas temporales.

En la segunda parte, o la segunda obra “Actor”, otra vez una pareja (Sonia y Uriel) llega al cubo para concretar un encuentro con un actor que representa al hermano muerto de Sonia. A la manera de un guion o libreto, el actor repite las conversaciones y los códigos que el muerto solía compartir con su familia. El conflicto aparece cuando este se sale de libreto. Al igual que en la obra anterior, la narración da un punto de giro en el que se formula un enigma al espectador: ¿Cuál fue la causa de la muerte del hermano?¿Qué rencores y cuentas pendientes hay entre los personajes?

Aquello que permanece oculto se devela siniestro para los personajes y también, aunque en menor medida, para el espectador. La puesta en escena (el cubo) y la performance del actor forman parte de un negocio macabro que lucra con las pérdidas y angustias de los personajes que contratan “el servicio”. La segunda parte, “Actor”, devela la representación y la pone en abismo al sugerir con el final abierto, pasible de reproducirse hasta el infinito.

Siniestra. Dramaturgia y dirección: Javier Daulte. Actúan: Matías Broglia, Federico Buso, Silvia GomezGiusto, Carla Scatarelli. Vestuario: Jam Monti. Escenografía: Julieta Kompel. Diseño de luces: Sebastián Francia. Video: Franco Gabriel Verdoia. Diseño gráfico: Franco Gabriel Verdoia. Asistencia de dirección: Rocío Literas. Producción ejecutiva: Matias Luna.

ESPACIO CALLEJÓN. Humahuaca 3759. Viernes 22.30 hs.